En la Alameda

    Escucho un leve susurro,
son chopos de la alameda
que a la vera del arrollo,
sus  hojas, titilan, tiemblan
 y ofrecen sutil concierto,
que sólo escuchan poetas
 o amantes de la poesía,
o alguien con alma serena.
Acompañan al concierto, 
rumor  de agua que  a piedras,
va cantando dulces notas
mientras acaricia y besa.

   Los pájaros en las ramas,
se columpian y aletean. 
Ponen voz a este concierto
 que hace suspirar y eleva.

   Ya ha llegado el verano, 
los pajaritos ya vuelan,
como vuelan ilusiones, 
sueños que el poeta sueña.
Tal vez recorten sus alas, 
acaso volar no puedan
pues un cazador de versos
quiere escribir un poema.
Su alma ignora sentires,
sus ojos no hallan belleza, 
por eso quieren plagiar, 
lo escrito por  los poetas.
Son cazadores de versos,
copian la música y letra,
mas su corazón no alcanza
a sentir como un poeta.
 Serán poemas vacíos
si con amor no se preñan.

   Paseando el mismo paseo,
viendo las mismas bellezas, 
escuchando el bello canto
y el ruido de agua en las piedras,
más, no es sensible al amor,
de lo sutil, no se entera, 
por esto pasa y no siente  
lo que ofrece la alameda.

Busco refugio

   Siento nostalgia, añoranzas
siento... no sé lo que siento,
llegan aires del pasado,
regalo de los recuerdos
que me hacen suspirar,
reviviendo otros momentos.
Prodigiosa es la memoria,
don, que alegre agradezco.

   Hoy  ante estas remembranzas,
tengo el corazón dispuesto
para acoger con amor,
a quien precise algo bueno.
No se puede ignorar 
que  para alzar fuerte el vuelo,
es necesario que antes
hayamos vivido en sueños,
la meta que deseamos
y así, trazar el sendero
que nos conduzca al destino
que pide nuestro deseo.

    Aunque parece estar claro,
tengo algo de desconcierto. 
A veces cortan las alas, 
pasados con sufrimientos
y nadie puede estar limpio,
del dolor, aun en recuerdos.
Quiero que en  mi decisión, 
venza al miedo el gran anhelo
de poder libre elegir,
por conseguir lo que quiero.

   La dicha nunca es completa,
nada en el mundo es perfecto,
por eso busco refugio, 
cuando alto, sobrevuelo.

Sigo y seguiré buscando


   Absorta, ensimismada,
con la mirada perdida
oteando el horizonte,
a donde llega mi vista.
Mirando, mas sin ver nada,
la mente está distraída,
pensando y nada pienso...
Hoy no empiezo bien el día.

   ¿El horizonte es el fin
que desde aquí suponía? ...
No existe el horizonte,
cambia cuando me movía
y aparece otro horizonte
en doradas lejanías. 

   Alcé la mirada al cielo
y en el aire me perdía.
Es camino sin final,
no hay final mirando arriba,
sólo si tenemos fe, 
nos guía una luz infinita.
¿Por qué busco horizontes
si es lo que yo no quería?...
No son meta, son caminos
que a la meta llevarían,
por rutas en libertad, 
sin libertad, agonía.

   Algo despierta el letargo
en el que yo me sumía.
Contemplo a mi alrededor 
miles de cosas bonitas. 
Mi mente vuelve a soñar,
lo antes soñado me anima .
Los sueños son ilusiones,
algo  anhelado en la vida.
Rompen límites, fronteras ,
buscando lo que querían.

   ¿Conseguiré encontrarlo?...
Fantasía, no te rindas. 
En sueños, sigo soñando,
esto ya me trae alegrías. 
Si no consigo mi anhelo,
al soñar, ya lo tenía.
Nada al completo se tiene, 
así pasa nuestra vida.

   No existe el horizonte, 
tal como yo lo veías.
No son realidad los sueños,
como a veces gustaría,
pero me ofrecen el mapa
de rectos caminos guía.
No sé si el sueño es posible
por  esta ruta que indica,
sin ellos no veo el sendero
que al seguirlo, trae delicias. 
La meta, acaso alcance,
si no en esta, en la otra vida.

   ¿Serán locas ilusiones?...
¿Serán quimeras vacías?...
¿Quién puede tenerlo todo?...
¿Quién a utopías no aspira?...

   Mientras el mundo sea mundo,
soñar con cosas bonitas,
anima a alzar el vuelo, 
buscando en noches y días,
la esquiva felicidad,
ansiada cual perla fina.

   ¿Qué es la felicidad?...
No sabría definirla,
mas todos la deseamos,
cada cual a su medida.
Seductora y misteriosa,
en laberintos anida.
Tras  ella, soñamos sueños,
para a ratos, conseguirla. 
Sigo y seguiré buscando,
la vislumbro  en la otra orilla.

Enigma

    Mayo regalando flores,
va alegrando nuestra vida.
Silvestres y cultivadas,
todas todas, muy bonitas.
Exuberancia, esplendor,
exquisita lozanía
y belleza sin igual
en tantas plantas floridas.

   Parece cruel paradoja
que con estas alegrías,
pueda aparecer la muerte
y llevarse a hermosa niña.
Bella  flor entre las flores,
amorosa, la más linda,
se nos va como  un suspiro,
se despide de esta vida.
Con elocuente silencio, 
regalando una sonrisa,
nos dio magistral lección
esta hermosa jovencita.

   Nacemos para vivir,
a veces se nos olvida
que es cruel realidad la muerte,
llega de forma imprevista.
Este mundo no es la meta,
tenemos ansia infinita
de encontrar felicidad,
de hallar para siempre, dicha. 
La niña se vio morir
y aún con dolor, sonreía.

   Nada parece verdad,
esto parece mentira,
cuando nacen tantas flores, 
muere la niña bonita.
Todo lo que nace muere,
las flores también marchitan.
Ellas vuelven a ser polvo, 
en mayo, ni se adivina.
La niña se nos fue al cielo,
enigmática delicia.

   Flor entre todas hermosa,
para el paraíso elegida.
En sus últimos momentos, 
nos ofrece su sonrisa
y recuerda con amor
que ha desvelado el enigma.

Como las flores

   Tarea gratificante
es cuidar día tras día, 
con mimo nuestro jardín,
cultivando flores lindas.
Pequeño es el esfuerzo,
ante tantas maravillas.
Cada flor guarda un secreto, 
forma y colores, enigma.

   Las flores son poema y musa,
su belleza es poesía,
su aroma es delicada,
cada una  da sus delicias.
Nada piden, todo es don,
generosas se prodigan.
Satisfacen nuestros gustos
pues todas son muy bonitas.

   Metáfora que es reflexión...
Demos vida en nuestras vidas,
al deseo de hacer el bien,
aunque nadie nos lo pida.
Ofrezcamos lo mejor
que nuestra alma cobija,
hagamos sonreír a otros, 
regalando una sonrisa.

   Quisiera ser cual las flores,
no, por perfumada y linda,
sí, obsequiando lo que soy
más, si más me necesitan.
Embellece el sacrificio,
la rosa brota entre espinas.

   Quiero aprender la lección,
que el amor reine en mi vida,
y cual pétalo de rosa,
dar perfume y caricias.

Flores en primavera

   Que lindos están los campos,
se nota que es primavera
y va cubriendo de flores,
los jardines y praderas.

   Nuestras plantas cultivadas,
en jardines o macetas
y las silvestres hermosas,
la madre naturaleza,
las coloca a su gusto,
van brotando por doquiera.

   Exuberancia y vida,
de los frutos, la promesa. 
Las flores polinizadas, 
por los vientos o abejas, 
pronto serán ricos frutos, 
cuando de ser flores dejan.

   En muchas sencillas flores, 
un gran enigma se encierra.
¿Por qué tienen su perfume ,
su colorido y belleza?...
Buscan idilio entre flores, 
para que haya cosecha,
así ocultan y protegen
el fruto que luego obsequian.

   Esta hermosa maravilla, 
nunca la iguala la ciencia,
ni el arte y la poesía,
por genial que sea el poeta.

   Demos gracias al Creador,
que nos rodea de belleza.
Seamos agentes activos,
saliendo en la defensa,
de los campos y los bosques
y de sus muchas ofrendas.
Sabemos que todo es bueno
en el campo en primavera.
Ningún terreno es baldío 
brotan flores hasta en piedras.

   Cuidemos de nuestros campos, 
salud, poesía, belleza.
Mimemos a nuestras plantas,
son de los frutos, promesa.
Cada cual regala un don 
para nuestra complacencia.
 En el silencio  es  paraíso,
para quien la paz desea.
Antesala del edén,
que confiamos nos espera.
Pensil de delicias lleno
que nos da como una  ofrenda.
Lección de vida y amor, 
cada cual da sin reserva.
Demos gracias al CREADOR,
por la hermosa primavera.

Hermoso candor

  Niña candorosa y bella
te  envuelve un  blanco  fulgor
cuando suspiras de amor,
contemplando las estrellas.

   Angel que pasa silente,
dejando aires de bondad,
canciones de libertad,
con melodía potente.

   Flor que escondida florece,
suave aroma regalando,
si cerquita vas pasando,
vuestro candor resplandece.

   Rosa entre espinas brotando
sin temor a ser herida,
hermosa rama florida
gran belleza vas mostrando.

   Mariposita  entre flores, 
tu más que ellas bonita,
serás por siempre bendita,
si cultivas tus amores.

   Dejas tras de ti una estela,
bella aurora, alba rosada.
mañanita perfumada, 
suave aroma de doncella.

   Alza los ojos al cielo,
fuente de amor y alegría,
toda tu eres poesía,
un obsequio a nuestro suelo.