Adviento... Esperanza

    En la noche de los tiempos
Dios nos hizo una promesa...
Esperaban y esperaban
al Mesías que ahora llega.
María ya dijo "SÍ",
Dios nace niño en la tierra

   Desde el "FIAT" a Navidad
María vive dulce espera,
amando y también soñando
como otra madre cualquiera.
Sabe que es el Salvador
el niño que dentro  lleva.

   José, bendito José,
Padre de Cristo en la tierra.
Dios le reveló el misterio
para que los protegiera,
con María ya fecundada
como el mismo Dios desea.

   Unidos en la esperanza,
vivieron la dulce espera,
amando y también soñando
como otros padres cualquiera. 
Saben que es el Salvador,
el niño que al mundo llega.
¡El Mesías viene ya, 
hecho niño Dios se acerca!

   Seamos vírgenes prudentes 
que en todo momento esperan.
Como María...¡Todo amor!
Como José, una fe ciega.
¡Qué difícil el misterio!...
¡Qué misteriosa la espera!

   Adviento es esperanza,
confiamos que el Señor llega.

Preparemos la acogida,
al salvador que se acerca.
Un día nació en Belén,
hoy nace en quien lo desea.
Nace Jesús, Dios y hombre
cuando un humano cualquiera
recibe alegre acogida
si a tu persona se acerca,
pues él está en cada uno,
somos su rostro en la tierra.

   Jesús nació un día en Belén,
cada día en la tierra entera.
Recíbelo con ternura,
con  alma y puertas abiertas
para acoger al hermano,
con tu sonrisa sincera.
Así preparas su cuna
para el día de  Nochebuena.

Liébana

   Aún me sigues sorprendiendo,
mil veces  miro y te admiro
y siempre encuentro al mirarte,
algo nuevo, algo distinto.
algo que en ti es natural,
algo auténtico y genuino,
algo que en tu propia  entraña
es un regalo divino.

   Liébana, un sueño en mis sueños,
Liébana sin par paraíso,
Liébana, lugar tan hermoso
que hasta Dios quedarse quiso,
y es un  trozo de su cruz,
quien nos acerca a Cristo.

   Su Cruz es una reliquia
que por tortuosos caminos,
llegó hasta nuestra tierra,
buscando aquí su cobijo,
lejos de los sarracenos
que eran fieros enemigos.
Los cristianos lebaniegos
vivieron este prodigio,
con fe firme y la certeza
que era designio   divino .

   Han pasado muchos años,
transcurridos varios  siglos
y todo en ti sigue en pie,
tal como el Creador lo quiso.
No en vano  en ti encontramos
un   terrenal  paraíso.

   Es tu serena belleza
respaldada por los Picos,
remanso de  paz y calma,
de nuestros hastíos, alivio.
Cualquier entorno es hermoso,
cualquier rincón es bonito,
uniendo lo natural
con históricos  vestigios.

   Quiero glosar tus encantos
que me dejan sorprendido
cada vez que ​ a ti me acerco
o si lejos no te olvido.
Modestamente te canto,
sencillamente te digo
que eres el cielo en la tierra
que eres sin par paraíso
que eres mi cuna y mi musa,
bellos recuerdos de niño,
bucólico amor de siempre,
dulce sueño, mi cariño.
Sólo esto puedo ofrecerte
en mi romance sencillo.

   Cada vez que a ti me acerco
me brindas algo distinto:
Las floridas primaveras
con bellos campos floridos;
los veranos generosos
que nos dan sus frutos ricos;
los espléndidos otoños
con variado colorido
y los  inviernos nevados
con sus soles y sus fríos.
 Cada estación su  belleza,
cada momento un suspiro,
cada instante alguna flor,
en cualquier  tiempo, bonito.

   Siempre  igual , más diferente,
somos fiables testigos.
Todo cambia y todo sigue,
paradojas y prodigios
van unidos a tu ser,
a las pruebas me remito.

   Sólo quien te ama y conoce,
vendrá a cantarte conmigo,
pues soy humilde juglar
prendado de un paraíso
del  que sólo se decir
que eres del edén, vestigio.

Hojas muertas

   Suelta el árbol hojas muertas
y al suelo caen sin vida. 
Perdidas en la hojarasca,
pronto ya  estarán podridas. 

   ¿Dónde esta su exuberancia?...
¿Dónde está su lozanía?... 

   Todo lo que nace muere,
es su lección gratuita.
Después de invernal reposo
parece que resucitan
esos árboles hermosos
y las tiernas florecillas.
Tras un descanso obligado
la primavera florida. 

  Luego  morirán las flores,
por darnos la fruta rica
se despojan de sus pompas,
ellas que eran tan bonitas.

   Caminemos por el mundo
con la lección aprendida. 
Todo lo que nace muere, 
lo mismo que esta vida 
que gozamos los humanos 
y en unos años termina.
 Dios, nuestro Creador  eterno, 
nos lo recuerda día a día,
con magistrales ejemplos
 a  recordarlo invita.

   Después,  hermoso vivir,
el cielo que no termina.
No somos hojas ni flores
que acaban siempre podridas.
El espíritu no muere,
muere un cuerpo que  cobija.
La fe nos da esta esperanza,
alegría en nuestra vida.

Las flores

   Simbolizan nuestras flores
vida, alegría, belleza.
Nacen lozanas, hermosas,
comparten lo que son ellas.
Nos regalan sus aromas,
nuestro mundo colorean. 
Dan todo, no exigen nada,
del buen amor son la prueba.

   Por si lo dicho es poco, 
antes de que todas mueran,
fecundan ricas semillas
que al contacto con la tierra,
volverán a ser obsequio
al darnos tantas riquezas.
Murieron dándonos vida,
la sabia naturaleza
repite cuando procede,
lecciones de vida nueva.

   ¡Qué bonitas son las flores
y además, buenas maestras!
 Dan sin pedir nada a cambio
dan, sin pedir recompensa.
Si meditamos un poco
lo que hemos de hacer, enseñan.
Las que tienen colorido
con ilusión nos lo muestran.
Si exhalan rico perfume
lo dan a quienes se acercan.
Si su forma es obra de arte, 
lo exhiben para que aprendan. 
Esto es  generosidad,
del buen amor, gran escuela.

   Mueren dejando semillas
que a nuestro mundo enriquezcan.
Dejan paso a otras plantas
que llegan con vida nueva.
No suspiran por ser ellas,
prima la Naturaleza.

   ¿Y nosotros con más alma,
no tenemos esa entrega
generosa, desprendida, 
como las flores enseñan?...

Bellas flores silvestres

    Hoy vengo a reflexionar
en plena naturaleza.
Miro todo alrededor,
me admiran las flores bellas 
que adornan nuestros camino,
engalanan nuestras sendas,
alegran sombríos bosques 
y colorean las  praderas.

   Lo primero que me  llega
es su exquisita belleza,
el matiz de sus colores
y su aroma que embelesa.
¡Quién las siembra  y las cultiva?...
¿Quién  con gran  mimo las riega?...
¿Quién las manda florecer
en los bosques y praderas?...

   Silencio, nadie contesta,
sin duda, no hay respuesta.
Algunos ya se conforman, 
dando su propia respuesta:
"Todo lo ordena y manda
la  sabia naturaleza
que cumple l ciclos marcados
en armonía perfecta".
¿Es el sol quien lleva cuenta?...
¿Cómo poder entender
lo que no explica la ciencia?...

Vamos delante

   Sin que yo sepa el por qué,
unas reflexiones llegan
volando entre mis recuerdos,
ya con tantas experiencias,
sobre lo humano y divino
y la luz de mi conciencia.
Sencilla Filosofía,
muy sencilla, pero cierta.

   La vida es como una ruta
que se sabe donde empieza, 
mas nunca donde termina,
pura verdad, no  quimera.
No hace falta ser un genio,
los muertos, nos lo demuestran.
Vivieron en nuestro mundo,
su vida es lección perfecta.
Caminaron entre abrojos,,
pisaron las mismas sendas.
Volaron sobre los montes,
como vuelan los que sueñan.
Tuvieron rosas y espinas,
tropezaron en las piedras
en las que yo ahora tropiezo
en camino hacia  la meta.
Ellos en todo momento
me sirven de referencia.

   Los padres van por delante,
dejan marcadas sus huellas
y aunque somos seres libres,
para elegir las veredas 
que creamos oportunas,
siempre algo de ellos queda.

 Mira mi piel arrugada, ...
me decía siempre  mi abuela.
Mira mi  espalda encorvada
cuando era tan derecha.
Mira mi cabello blanco
y era negra mi melena.
Mira mi cuerpo torcido
cuando yo  era tan esbelta.
Mira como cambia todo
cuando nos volvemos viejas. 
Incluso las facultades,
poco a poco, sufren, merman
y escuchamos comentarios.... 
¡Van perdiendo la cabeza!

     Todo es verdad,en la vida,
de ancianos somos escuela
donde podéis aprender
lo que en la vida os espera. 
Aunque por distintas rutas,
llegaréis a esta vereda
que conduce al destino
de nuestra naturaleza.
Todos iremos a ella, 
todos aunque no se quiera.

   No temas, confía en Dios,
el nos llama ,nos espera
y descifrará  el enigma....
¿Qué será la vida eterna?

El gran enigma

   Tras la muerte el gran enigma
al final de este camino.
Una  vida que aquí acaba
pero llega a su destino.
No es final de la persona, 
de otra vida es  el principio.
Se abre  puerta del misterio, 
tan seguro y tan temido
por quienes nunca creyeron
que ahora ya es reino divino.
Nadie ha vuelto a explicarlo,
pero  nos fiamos de Cristo,
Dios que allí nos ha llamado,
nos da de otra  vida inicio.

   El CREADOR, por amor nos creo
por amor,  salva Dios-Hijo,
nos acoge con bondad
tal como Jesús  nos dijo.
Pero es "Justo", no olvidemos
que tendremos justo juicio.

   Recordemos las palabras 
del mandamiento de Cristo:
" Dios sobre todas las cosas 
y al otro, como a ti mismo".
¿Qué pasa en ese momento?...
Para mi, enigma infinito.
Al muerto felicidad, o...
Será lo que Jesús dijo:
"Tuve hambre y me ayudasteis,
venid hacia mí, benditos".
Lo que hicisteis  a los pobres, 
lo hicisteis también  conmigo .
Ahora podréis disfrutar
los privilegios divinos.
A los que siempre se guiaron
por su propio egoísmo, 
no ayudaron por amor
ni a pobres dieron cobijo 
ni en su alma ni en su casa,
despreciando al mendigo.
a todos esos dirá,
-salvo que su amor bendito, 
perdone   a quien se arrepienta 
de lo que en el mundo no hizo...-
"Lejos de mi, no os conozco,
apartaros, sois malditos".

   Cada vez que alguien muere, 
pienso en el divino juicio.
Sólo Dios y su bondad,
deciden nuestro destino.
Fuimos salvados por EL, 
su amor es grande, infinito.
Hemos de confiar en Jesús, 
Jesús para eso vino. 
No despreciemos a DIOS, 
nunca  olvidemos a CRISTO.
Repitamos con gran fe:
"JESUS - DIOS, en ti confío."