Navidad, Dios hecho niño

"NOS  HA  NACIDO   EL  SALVADOR"
"GLORIA  A  DIOS,  PAZ EN LA TIERRA"

QUE NUESTRA NAVIDAD SEA FELIZ, PORQUE HEMOS RENACIDO AL AMOR.

¡FELICIDADES!
Para vosotros y vuestras familias: ¡Feliz Navidad!
Un abrazo.
Crucita.


NAVIDAD, DIOS HECHO NIÑO

    Dios que es la fuente de amor,
por ese amor se hace niño.
Elige madre y familia,
y en Belén pide cobijo.
Nadie quiso acogerlos,
nace pobre y es divino.

    No cierres nunca tu  puerta,
Dios no lo hace contigo.
Acoge a quien necesite,
casa, comida o cariño.

   Celebra así Navidad,
es lo que busca DIOS-NIÑO.

Alegría aún con dolor

   Noches negras. Negras noches
que traen fantasmas y miedos.
Noches oscuras, terribles,
herida el alma yo siento.
Me sumen en tal horror
cual  antesala de infierno. 
Son  difíciles instantes, 
son duros estos momentos.
Si no me llega una luz,
es preferible estar muerto.

   Es un sin vivir, viviendo,
morir en martirio lento ,
seguir sin sol y con nieblas,
por tortuoso sendero,
vislumbrando ya sin fuerza,
un hermoso bosque ardiendo.
Lloro y no sólo es el humo
que va saliendo del fuego.
El crepitar de las hojas,
parece triste lamento
de los árboles que mueren
dejando todo muy negro.
Nada es ya verde esperanza,
nada queda... ¡Era tan bello!...

    Pensé que allí no había vida,
parecía horrible desierto.
Cual "ave fénix" se acerca,
preocupado un labriego.
Entre sollozos y lágrimas, 
ese hombre trae un obsequio:
 "Volveremos a plantar,
 lo que ha destruido el fuego".
Habrá árboles y flores,
pondremos en ello empeño
y el Señor de la Creación, 
bendecirá nuestro esfuerzo.

   Por fin me llega esa luz...
El buen hombre con su ejemplo,
me ha devuelto la esperanza
que ilumina mi sendero.
Habrá días nublados, grises
y noches con manto negro,
habrá tristeza y dolor,
habrá muy duros momentos,
pero habrá inmensa alegría,
ante tanto y tanto bueno.

   Si yo sigo caminando,
con ilusión y denuedo,
pensaré que todo acaba
que aunque sea duro el sendero,
también crecen bellas flores
que aroma están ofreciendo
a quien camina cansado, 
con la meta como sueño.
La rosa brota entre espinas,
metáfora que es ejemplo,
pues aunque sea difícil,
florece mirando al cielo.

   Tal vez por eso es tan bella,
en eso está su secreto.
En las noches el rocío
suaviza pétalos secos.
Con el alba  llega el sol,
sus regalos repartiendo,
dando vida, luz, calor,
al Creador obedeciendo.
De EL, nos llegan las rosas, 
el sol y todo lo bello.

   ¿Respeto y amo sus obras?...
¿Comparto lo que yo tengo?...
Tantas  hermosas lecciones...
¿En  mi vida aprovecho,
abriendo alma y corazón,
dando y recibiendo obsequios?
Las flores dan su perfume,
todo en ellas es perfecto.

   Nosotros seres humanos,
vivimos buscando el cielo,
olvidando que este mundo,
necesita amor fraterno,
un gesto, una sonrisa,
abrazos, tiernos, sinceros.
Dulces y amables palabras
que al triste lleven consuelo.
Si viviéramos amando,
mejoraría el universo 
y el dolor de nuestras almas,
sería alegría y contento.

Es placentero soñar

   Sueño en la noche si duermo,
sueño despierto y dormido.
No sé si la vida es sueño,
lo que es real o capricho,
sólo sé que cuando  sueño,
me acerco al  paraíso.

   Cuando duermo en fantasías
parece que busco alivio.
Los recuerdos y los sueños,
se mezclan en revoltijo,
trastocando realidades
de lo utópico o vivido.
Es  nuestro ego sin freno
que rebusca en lo escondido,
lo que  guardamos secreto
en ocultos laberintos,
aflorando locamente,
cuando mi yo, no domino.

   Fantasías, realidades,
lo soñado y lo vivido,
conviven  en desconcierto,
cuando soñamos dormidos.

   Busco soñar de despierto,
sacar deseos escondidos,
soltar amarras, volar,
hacia un lugar favorito
que nunca podré lograr
con anhelos reprimidos.
 En estos sueños conscientes,
hallo a veces mi cobijo.
Todo es silencio y gozo,
afloran desinhibidos
los pudorosos secretos
y dominados  caprichos.
Locuras que no cometo,
fantasías que no digo,
son silente compañía 
que ayudan en el camino.

    Me desconcierta mi ser,
siempre añorando un destino,
algo que llevo en el alma, 
bien oculto, escondido.
¿Sólo soñando soy libre?...
¿ Cuándo sueño soy mendigo
que pido a las quimeras
que realicen mis caprichos?...
¿Los sueños son mi refugio
o son guías en mi camino?...
¿Acudo a ellos buscando,
algo que me es prohibido,
aún sabiendo que ni en sueños,
podré nunca conseguirlo?...
¿ Sueño por vivir un rato,
algo agradable y bonito?
¿Lo que la vida me niega,
lo siento así conseguido? 
¿Es locura o necedad,
disfrutar lo que imagino?...

   Gran poeta Calderón,
sus poemas, no son  mitos.
Que  los sueños, sueños son,
en bello poema dijo.
 A veces la realidad, 
rezuma olor a podrido,
o no nos acerca el gozo
que es un deseo genuino.
Nos perdemos en senderos
que nunca se ven floridos,
tampoco llevan al cielo, 
deseo que todos pedimos.
Por eso nos aferramos
a sueños que dan  abrigo
a ilusiones que albergamos
de despiertos y dormidos.

   ¿Los sueños son el preludio
del deseado paraíso?...
¿Acaso son la antesala, 
de ese cielo al que yo aspiro?...
Sólo soñando alzo el vuelo,
por rutas de lo infinito
y aunque no llegue a la cima,
ya al soñar, lo veo bonito.
Es por eso que los sueños,
son del cielo, un anticipo.

Recuerdos ¿Rescoldos o cenizas?...

   Siento tristeza, nostalgia, 
siento... No sé lo que siento...
Siento fuertes emociones
que remueven sentimientos,
despertando remembranzas,
animadas por  recuerdos. 
Recuerdos que traen vivencias
de lo acaecido hace tiempo,
pero que nunca se borra,
cual marca hecha con fuego.

   Donde hubo fuego hay rescoldo,
encendido mucho tiempo
con agradable calor,
no parecido al averno.
También quedan las cenizas
que a veces, las lleva el viento.
Otras, fertilizan campos, 
otras, son barro en el suelo.
Pocas veces, en el aire, 
se elevan buscando cielo.

   Eso pasa en nuestras vidas, 
así ocurre con los sueños:
Olvidados y perdidos
en  laberintos secretos.
Hundidos, pisoteados,
sin vislumbrar sus anhelos.
Dando fruto en nuestro mundo,
sin escatimar esfuerzos.
Guías en hermosas rutas
que nos conducen al cielo.

   Quiero haceros mil preguntas
¿respuestas?... Vuestro secreto.
De todos estos instantes...

¿Cuál añoráis en silencios?...
¿Por cuál suspira vuestra alma,
cuando recordáis los sueños?...
¿Algunos deseos de antaño,
se han cumplido con el tiempo?...
¿Cuánto quisierais borrar,
ahora en distancia, ya viejos,
contemplando larga vida,
con calma, paz y sosiego?...
¿Algo os causa tristeza,
aunque quede, lejos, lejos?...
¿Qué  acerca vuestra alegría
y que os produce contento?...
¿Pensáis qué valió la pena 
y de qué estáis satisfechos?...
¿Cómo os comportaríais,
si empezarais hoy de nuevo?...

   La memoria es selectiva
cuando guarda los recuerdos.
Recordar es revivir
un pasado sin remedio.
A veces es el olvido,
sin duda, el mejor consejo.
Otras veces nos ayudan,
no es vida, vivir sin ellos.

   Pienso, según se utilicen,
serán malos o muy buenos, 
no tanto lo allí ocurrido,
como el sentir que  ahora demos.
A veces lo indeseado,
nos fue lección de provecho.
Otros momentos felices,
dejaron remordimientos.

   A todos, día tras día,
nos  llegan instantes bellos,
también amargas tristezas
y difíciles momentos.
Tal vez no pudo evitarse,
entonces, nada de esto,
pero ahora sí, ya enterrar,
las cenizas de los fuegos
que quemaron ilusiones
y dejaron sueños muertos.

   Acaso nos satisfaga,
lo fructífero y lo bueno
que a lo largo de los años,
son flores en los senderos.
También algunas  vivencias
acercándonos al cielo
y nos siguen acercando,
evocadas por recuerdos.

   Al remover nuestro archivo,
busquemos siempre algo bello,
algo que quedó grabado,
como marca hecha con fuego
y que ahora al recordarlo,
nos acerca un poco al cielo.

Mujer...

   Mujer que deseas volar
y no puedes alzar vuelo
pues te recortan las alas,
para que olvides tus sueños.
Sigue soñando mujer,
mucha fuerza hay en tu pecho.

   Tu espíritu siempre libre,
vuela con ansias de cielo,
aunque a veces te lo impidan
quienes maltratan tu cuerpo,
encadenado  y violado
y en mil celdas prisionero.
Tu mirada siempre alta,
sin escatimar esfuerzos.
Buscas siempre  libertad,
conseguirla tiene un precio.

   Te quieren estatua viva,
calladita, en gran silencio...
¡Silencio, que nadie escuche,
que no se oigan tus lamentos
que el mundo siga dormido,
mejor así que despierto!

   Toda tú eres hermosa,
tus ojos, limpios y bellos,
seducen por su bondad,
cual en la noche un  lucero.
Vives pisando este mundo,
soñando otro universo,
donde la verdad y el amor, 
puedan caminar parejos,
protegidos por lo justo
que da a todos sus derechos.
Habrá pobres y habrá ricos,
aunque más cerca, extremos.
Todos con la dignidad
que sin duda merecemos.

    Mujer soñadora, hermosa,
no dejes nunca tu sueño. 
Ese sueño repetido,
va gestando los deseos.
Nunca el parto será fácil
pero nacerá algo bueno. 
Nunca se producen frutos, 
si no hay semillas  primero.
Nunca cambiará el mundo,
si no luchas por  tus sueños.
Nunca podremos ser libres,
si no ponemos empeño.
Nunca tendremos la paz,
si no compartes tu anhelo
de vivir algunas veces,
bellos momentos de cielo.

   Mujer soñadora, sueña...
Sin sueños, no se alza el vuelo
y tu amada libertad, 
no se halla a ras de suelo.
Tu hermoso amor, es sublime,
madre en este  universo,
así te quiso el Creador,
colabora con esmero.
Nada  eterno hay en el mundo,
pero sí, instantes bellos.

Esos momentos benditos,
esos benditos momentos,
no podremos conseguirlos,
sin amor y sin desvelos.

   Sueña mujer bondadosa,
sueña y se cumplan tus sueños.

Predispuestos al bien

   Absorto admiro el torbellino de olas,
bello bordado de encaje de espuma,
visible su belleza entre la bruma,
escuchando el rumor  de caracolas.

   Difícil describir tanta belleza,
incluso para el genio del artista,
ante tanta hermosura a nuestra vista,
enigmas de nuestra naturaleza.

   Se ocultan las nieblas cuando oscurece,
hacia arriba, el infinito del cielo,
tras las estrellas está el consuelo
que mi alma busca y creo que merece.

   Murmullo del mar, noche estrellada,
alejados de voces sin poesía,
encuentra sosiego esta alma mía,
preludio de la paz tan deseada.

   ¿ Es en  paz, cuando aprecio la hermosura,
o es esta,quien me guía hacia la paz?...
En alma predispuesta y con bondad,
entra luz aunque sea en noche oscura.

Premios a quienes luchan

   ¡Cómo añoro los caminos,
cuánto extraño los senderos
por los que yo correteaba,
en otros lejanos tiempos!
¡Qué pena, ya se han borrado!
¡Qué tristeza, nada hay de ellos!
Los que había  allí , siendo niña,
tan empedrados y bellos,
ahora dicen que son malos
que son pendientes y estrechos,
que las piedras que abundaban,
son problemas, son tropiezos.

   Nadie quiere  sacrificios,
ni caminar con esfuerzo.

   ¿A dónde nos llevarán
estos caminos tan rectos, 
cómodos y agradables,
para recrearnos en ellos?...
Un camino, es un camino,
no es la meta de los sueños.
Es la ruta que elegimos
para llegar que es el premio.

   Los que recorrí en  mi infancia,
ahora parecen  desiertos.
Recuerdo  que eran pendientes,
pero a la vez eran buenos,
pues siempre se comenzaban,
con entusiasmo y empeño.
Sabíamos que cada paso,
alejaba del primero.
Hasta conseguir llegar,
disfrutábamos contentos
y nunca escatimábamos
para conseguirlo, esfuerzos.

   Sólo quien lucha y se afana,
merece  llegar...¡el premio!